Capilla de Adoración Perpetua - Parroquia San Pablo

Nuevo templo y capilla de Adoración Perpetua en parroquia San Pablo Apóstol

La Diócesis de Escuintla, tiene a partir de enero de 2021, una nueva capilla de Adoración Perpetua que junto a la renovación completa del templo de la parroquia San Pablo Apóstol, están para beneficio de los fieles católicos escuintlecos, proporcionando un lugar digno para la celebración eucarística y para la adoración a Jesús Sacramentado.

Ha sido el Padre José Menjívar, hasta hace poco párroco de San Pablo y que ahora presta su servicio pastoral en la parroquia San Diego de Alcalá, quien junto a la comunidad, trabajó incansablemente, desde hace más de cinco años, en este proyecto que ahora está casi concluido, correspondiendo ahora al nuevo administrador parroquial, el Padre Walter García, completar los detalles y mantener el conjunto de edificaciones que se construyeron.

El templo, tiene la peculiaridad de ser el único en toda la diócesis, que cuenta con dos pisos y los fieles puede cómodamente estar en cualquiera de los dos niveles, para participar de forma devota de la celebración de la Santa Misa.

En el diseño general del templo y de la capilla, resalta el estilo ecléctico, con un sin fin de detalles y elementos tomados de variados estilos arquitectónicos, intentando hacerlos coincidir en un sólo espacio, donde la volumetría del espacio se ve por momentos llena de estos detalles.

De tal suerte se pueden apreciar algunas pinceladas que van desde el arte mudéjar, hasta un baldaquino muy denso instalado en la capilla. No faltan los balaustres que fuera de su función estructural original, se usan como complemento arquitectónico del conjunto en general.

Se resalta también la cúpula, que contiene un apiñado conjunto de pinturas, textos y elementos que van desde la linterna, pasando por la cúpula, bajando al tambor y llegando a las pechinas que tienen diseño plano, rompiendo el esquema circular de la cúpula e integrándose con la planta de la capilla.

Las curvas son notorias a lo largo de toda la estructura y que se han intentado entremezclar con las columnas principales del templo, que podría decirse que son una mezcla entre compuesto y corintio, aunque los capiteles y fustes no pertenezcan exactamente a estos órdenes clásicos, las columnas interiores prácticamente carecen de dinteles y los basamentos están fuera de los cánones.

La planta del templo, rompe el esquema tradicional de la mayoría de templos, en los que predomina la forma de cruz y si no, es de proporción rectangular, estableciendo el altar en uno de los extremos cortos del rectángulo, que como manda la tradición, está viendo hacia el oriente.

En el caso de este templo, si bien podría decirse que la planta es rectangular, en términos generales, se apostó por un diseño atrevido y fuera de lo convencional, colocando el altar, presidido por una escultura de la Virgen de la Medalla Milagrosa y una pequeña área del presbiterio, en uno de los extremos largos de éste rectángulo. Y al igual que el altar de la Catedral de Escuintla, éste se encuentra orientado hacia el norte.

La capilla de adoración perpetua, tiene la característica que aunque está enclavada en una superficie casi cuadrada, el Santísimo, se encuentra al centro de la capilla, pudiendo los fieles, ubicarse alrededor del mismo, para la adoración y oración personal. Se cuenta con un grupo de bancas y sillas en los cuatro lados de la capilla y reclinatorios a lo largo de toda la circunferencia que rodea el monumento, en donde perpetuamente está expuesto Jesús Sacramentado. Al pie, custodiando la escalinata, se encuentra una pequeña escultura que recuerda a Nuestra Señora de la Concepción Aparecida.

La capilla por sus dimensiones, tiene un clima agradable y posee un sistema de ventilación mecánico, para comodidad de los fieles adoradores. También se encuentra en un lugar conveniente, una serie de libros y folletos para uso de los fieles, que pueden ser de utilidad para dirigir el rezo personal y la adoración.

Debemos recordar que una capilla de adoración perpetua, como la que se encuentra en la parroquia Nuestra Señora de Guadalupe o en la parroquia Santa Lucía Virgen y Mártir, es un regalo para todos los fieles, en el que podemos ir las 24 horas a rezar, adorar y acompañar a Jesús, presente en el Santísimo Sacramento del Altar.

La parroquia ha conformado un grupo de Guardias del Santísimo, que día y noche, las veinticuatro horas, durante todo el año, acompañan la exposición de la eucaristía y nosotros, como fieles católicos, estamos invitados a formar parte de esta guardia, visitando de forma frecuente y constante ésta y cualquiera de las otras capillas que tenemos en la diócesis.

Mantener una capilla de adoración perpetua, supone un gran esfuerzo físico y económico, por lo que invitamos a quienes puedan apoyar, en cualquiera de estas dos formas, a las parroquias que actualmente tienen una de estas capillas, que se acerquen al párroco y lo hagan.

Invitamos a conocer el nuevo templo de la parroquia San Pablo Apóstol y la capilla de adoración perpetua ubicada al oeste del templo.

La Santa Misa se celebra en el templo parroquial, de lunes a sábado a las 18:00 hrs y los domingos a las 07:00, 09:00, 11:00 y 17:00 hrs. La capilla está abierta las veinticuatro horas. Debemos recordar que se mantienen las medidas sanitarias en el uso de las instalaciones, al igual que se limita el aforo de acuerdo al semáforo sanitario.