Virgen del Carmen

Mensaje del obispo, con motivo de la devoción a la Virgen del Carmen

Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla
Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla
Mensaje del obispo, con motivo de la devoción a la Virgen del Carmen
/

Reflexión sobre la devoción a la Virgen del Carmen, patrona de los mares

Muy queridos hermanos, en estos días en que se celebra la devoción a la Virgen del Carmen, la Virgen del Carmelo decimos también y es cuando las personas usan y se ponen el escapulario, que tendría que ponerse siempre.

Recordemos que ésta es una devoción muy antigua en la iglesia católica y muy querida también. Se refiere a la aparición de la Virgen del Carmen allá por el siglo XII, a un santo llamado san Simón Stock, que vivía en el Monte Carmelo. Y la Virgen María le dice: quien lleve este escapulario, tendrá mi auxilio siempre, especialmente en la hora de su muerte.

Qué importante que pensemos ciertas cosas. En primer lugar, hermanos, la Virgen María tiene muchas devociones, Guadalupe, la Concepción, la Asunción, la Virgen de Fátima, de Lourdes, pero en esta devoción ella es muy especial porque dice, yo protegeré al que use este escapulario.

Escapulario viene de escápula, que quiere decir hábito es un pequeño trozo de tela con algún signo, no se puede poner un vestido, pero se usa este pequeño escapulario, lo importante es la devoción que nace ya en el Antiguo Testamento de una manera maravillosa, Elías estaba refugiado en el Monte Carmelo (cf 1 Reyes 18, 16-46).

Carmelo viene de all karem (כרמן), que quiere decir jardín de Dios. Un monte muy bonito, un monte verde en medio de un desierto y enfrente del océano, es decir del mar mediterráneo. Elías está allí y ve una nube. Una nube que se va poniendo como que va a llover. Y lo interesante es que había habido sequía 3 años en Israel. Y entonces ya esa nube garantiza que Dios ha perdonado el pecado de Israel y que lloverá (cf 1 Reyes 18, 16-46).

Hay un canto en Navidad que dice que se abran los cielos y que llueva el justo. Jesucristo es la lluvia de la gracia sobre nosotros. Entonces María es aquella que ha sido la puerta por la que Cristo ha venido al mundo. Ella es la madre de Cristo, madre de la Iglesia madre de nosotros también y la devoción del Carmen tiene muy especial significado en Escuintla. Porque Escuintla es una diócesis marítima, tenemos la costa más grande de todos los departamentos de Guatemala (148 km de mar). Ningún departamento tiene tanto, directamente viendo al mar.

Papa Francisco, ha nombrado ya hace varios años a la Virgen del Carmen, patrona de los mares, patrona de la pastoral del mar. Los antiguos marineros no tenían GPS y entonces, viendo las estrellas, iban llegando al puerto y María es la Estrella del Mar, la Estela Maris, porque si nosotros le ponemos atención en la vida de María, ella nos conduce a Cristo, María no nos va a salvar, nos va a salvar Jesucristo. María no es el Dios de nuestro templo, pero ha sido el templo de nuestro Dios, como esa nube que tenía ya la lluvia de la gracia y la dejó caer.

Recordemos que la pastoral del mar, es una pastoral que nosotros debemos hacer siempre, porque hay pescadores en el mar, nuestros pescadores están empobrecidos. El pescado se ha acabado mucho por motivos: del cambio climático, por prohibiciones de pesca. Pero los pescadores, siempre mueren dos o tres al año saliendo a pescar.

Entonces en nuestros puertos, pienso en los grandes puertos: Puerto de San José, el Puerto de Iztapa, ahí es co-patrona, la Virgen del Carmen, tengo el gusto de nombrarla copatrona siendo san José el patrono en el puerto y san Rafael Arcángel en Iztapa, pero hoy es co-patrona.

Virgen del Carmen - Copatrona Puerto San José

El papa Francisco nos dice: pensemos en ella siempre. Para que ella nos oriente como una estrella y los barcos llegaban al puerto seguro viendo las estrellas. Nuestra vida es un viaje, ojalá lleguemos bien al puerto, ese puerto seguro es Jesucristo. Pero hagamos esta pastoral del mar, que es apoyar y orar mucho por los pescadores, que es una clase de personas muy empobrecida. Tentada a veces de negocios malos, ustedes lo saben. El mar se ha convertido también en un medio de transporte del narcotráfico.

Qué tristeza, que la gente en vez de pescar peces, pues se ponga a pescar otra cosa. Eso es una de las derivaciones de una pobre empresa pesquera, de una pobre compañía pesquera.

Entonces imagínense ustedes, hermanos, que también en el mar pasan los barcos, todo viene por baco. Nada viene por avión. Por avión, viajaban las personas y dos o tres cositas, pero todo viene por barco. En la marina mercante hay marineros, que pasan a veces tres o cuatro meses y no ven a su familia. Y llegan a las playas y les ofrecen vicios, les ofrecen placeres para quitarle su dinero. Hay que orar por ellos.

Pensemos en la marina turística, que es una marina, que evidentemente pareciera un gran lujo, pero no puede ser motivo ni de pecado de distracción y la pandemia ha tenido lugar muchas veces en estos grandes cruceros marítimos. En fin, pensemos en ese mar que está lleno de plástico, lleno de basura, lleno de desechos.

Estamos delante del mar que nos recuerda, la grandeza de Dios. Que María Santísima proteja mucho, a nuestros pescadores del puerto de San José del puerto de Iztapa de toda nuestra costa, escuintleca y de todas las costas de Guatemala. Y que podamos tener un congreso, un encuentro sobre cómo activar esa pastoral del mar, sabiendo que nosotros también, como dice el Señor, somos pescados por la fe cristiana, es que decir somos sacados del mar, del mar del mal, les haré pescadores de hombres, dice Jesús a sus discípulos (cf Mt 4, 19).

Oramos a la Virgen del Carmen, usemos el escapulario, recemos las oraciones que nos propongan los párrocos y ella que es Madre de Misericordia, nos amparará siempre, especialmente en la hora de nuestra muerte, podremos con esa estrella que es María, llegar al buen puerto, que es Jesucristo el Señor.

¡Oh Virgen del Carmen!, protege a todos los pescadores, protege a toda la gente que trabaja en el mar. Protege Señora al mismo mar, que es una creación de Dios, para que podamos reconocer y no destruir la naturaleza. Y tú, mediante el escapulario, afianza nuestra fe, enciende nuestro amor, especialmente los más pobres ¡Oh gloriosa Virgen del Carmen!, estrella del mar.

Amén.

Virgen del Carmen