Ante la situación sanitaria y económica emergente en Escuintla

Carta Abierta Urgente

A las Autoridades del Gobierno Central de Guatemala y Local de Escuintla
Al Ministerio de Salud Pública, al Instituto de Seguridad Social IGSS
A las entidades públicas y privadas, económicas y sociales
A los Ciudadanos de Escuintla de buena voluntad

Ante la situación sanitaria y económica emergente en Escuintla

“Cada uno ponga al servicio de los demás
el don que haya recibido”
(1 Pedro 4, 10)

Apreciables Autoridades
Estimados ciudadanos

La Diócesis de Escuintla, conformada por las 22 Parroquias distribuidas en los 14 municipios, y presente en todas las comunidades vecinales, pone en sus manos esta Carta Abierta con la mejor intención de contribuir a la reflexión comunitaria en los difíciles momentos que vivimos como segundo departamento con más contagios del Covid-19 y las duras situaciones que afectan de una manera u otra a la población escuintleca.

Recordamos ante todo a los muchos fallecidos en Escuintla durante esta pandemia: para sus familias nuestro sincero pésame y la seguridad de nuestras oraciones ante el Señor de la Vida.

El propósito de esta Carta es constructivo y orientado a agradecer pero igualmente a sugerir de modo urgente acciones ante la crisis sanitaria, económica y humana en general:

  • Reconocimiento y gratitud: por los esfuerzos de Gobierno Central y Local en las circunstancias terribles del Covid-19 ante las que ningún país del mundo o región de Guatemala ha estado preparado suficientemente, y donde nadie ha acertado desde el principio. Gracias a los médicos, agentes sanitarios, del orden público, así como a los grupos sociales y económicos empresariales que han ayudado a paliar desde el inicio la pandemia en Escuintla.
  • Énfasis en situaciones urgentes: Nos permitimos llamar la atención de Ustedes como voz de muchos de los escuintlecos más sencillos de la ciudad y del campo ante:

+ El desbordamiento de casos de infección y la saturación innegable de los Hospitales de Escuintla y del Seguro Social que lleva a muchos a “curarse como pueden” sobrellevando en casa en silencio el pánico del contagio, la enfermedad misma, y debiendo afrontar las carencias de atención y las penurias económicas.

+ El aumento del desempleo en pequeñas y medianas empresas en el departamento con uno de los más altos índices de vida productiva y comercial.

  • Propuestas de acciones impostergables: muchas conocidas y vertidas a la Diócesis de Escuintla por toda clase de ciudadanos, profesionales, campesinos, de toda edad y condición social:

+ Acelerar urgentemente la construcción/adecuación del tan esperado Hospital temporal de Santa Lucía Cotzumalguapa

+ Incrementar el número de pruebas de contagio y su procesamiento más rápido y eficiente

+ Fortalecer la responsabilidad social de las empresas pequeñas y medianas hacia sus trabajadores mejorando las condiciones sanitarias de los lugares donde se ganan el pan de cada día, pero que se son sitios todavía muy vulnerables al contagio y propagación familiar y comunitaria de la pandemia cuando se regresa del trabajo a casa.

+ Intensificar la educación sanitaria de todos, por todos los medios de comunicación posibles: hacer un llamado más intenso a la población de mercados, lugares públicos, etc. en el uso de mascarillas, lavado de manos, distanciamiento: con un esfuerzo regional, pues no basta la información nacional para crear el compromiso ético de cada uno en preservar su salud y la de los demás.

Con la mejor disposición de colaborar en lo posible a la superación de este momento tan difícil, reafirmamos la intención positiva pero igualmente demandante de atención de lo antes indicado, confiando a Dios y a la Virgen de Concepción, el eco de nuestro llamado ante Ustedes, autoridades nacionales y locales y ciudadanos de la hoy sufriente tierra escuintleca.

El Obispo Diocesano, los Párrocos, Religiosos(as) y Laicos Agentes de Pastoral de Escuintla

Escuintla de la Inmaculada, 1 de Julio del 2020