XXIX Domingo del Tiempo Ordinario (B)

Palabra, Espíritu y Vida.

Lectura del santo Evangelio según san Marcos 10, 35-45.
Gloria a ti, Señor.

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús Santiago y Juan, los hijos de Zebedeo, y le dijeron: “Maestro, queremos que nos concedas lo que vamos a pedirte”. El les dijo: “¿Qué es lo que desean?” Le respondieron: “Concede que nos sentemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda, cuando estés en tu gloria”. Jesús les replicó: “No saben lo que piden. ¿Podrán pasar la prueba que yo voy a pasar y recibir el bautismo con que seré bautizado?” Le respondieron: “Sí podemos”. Y Jesús les dijo: “Ciertamente pasarán la prueba que yo voy a pasar y recibirán el bautismo con que yo seré bautizado; pero eso de sentarse a mi derecha o a mi izquierda no me toca a mí concederlo; eso es para quienes está reservado”.

Cuando los otros diez apóstoles oyeron esto, se indignaron contra Santiago y Juan. Jesús reunió entonces a los Doce y les dijo: “Ya saben que los jefes de las naciones las gobiernan como si fueran sus dueños y los poderosos las oprimen. Pero no debe ser así entre ustedes. Al contrario: el que quiera ser grande entre ustedes, que sea su servidor, y el que quiera ser el primero, que sea el esclavo de todos, así como el Hijo del hombre, que no ha venido a que lo sirvan, sino a servir y a dar su vida por la redención de todos”.

Palabra del Señor.
Gloria a ti, Señor Jesús.

Descarga el audio

Palabra, Espíritu y Vida.

Comentario de Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de la Diócesis de Escuintla, para el vigésimo noveno domingo del tiempo ordinario (B) Mc 10, 35-45.

 

*** ***

Enlaces de interés:

Usa este enlace para suscribibete al podcast con un podcatcher para recibirlo gratis de forma automática.
¿Qué es un podcast y cómo funciona?