Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo

Procesión del Corpus Christi

Tu Palabra me da Vida
Tu Palabra me da Vida
Procesión del Corpus Christi
/

El domingo 19 de junio de 2022, se celebró en la Diócesis de Escuintla, la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, ésta vez con la tradicional procesión por las calles aledañas a las parroquias.

Después de dos años de no realizar la procesión en la Solemnidad del Cuerpo y la Sangre de Cristo, a causa de la pandemia del Covid 19, gracias a Dios, este año, Jesús Sacramentado, volvió a salir a las calles de Escuintla en todas las parroquias y acompañado por un gran número de fieles católicos, que después de participar en la misa dominical, acompañaron la procesión en su recorrido.







Aún estamos en la alerta sanitaria por la pandemia y el recorrido fue mucho más corto que el acostumbrado, pero eso no impidió a que los parroquianos salieran con sus mascarillas y participaran de esta celebración.

En su homilía, el obispo hizo énfasis y recuerda la presencia verdadera de Cristo en la Eucaristía. Estamos celebrando un regalo del Señor. Al comulgar lo recibimos a Él verdaderamente. Por eso la Santa Misa es la acción de gracias que damos a Dios por los dones que nos ha dado.







Gracias a la Eucaristía tenemos la vida eterna, recordó monseñor Víctor Hugo Palma. Lamentando también la gran pérdida, que las iglesias protestantes tienen al haber abandonado a Jesús Sacramentado, al no participar en la comunión han perdido por completo la permanencia en el Señor. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él. Así como yo, que he sido enviado por el Padre que tiene Vida, vivo por el Padre, de la misma manera, el que me come vivirá por mí (Jn 6, 56-57).

No hay iglesia, si no hay Eucaristía enfatizó el obispo, urgiendo a los jóvenes a responder al llamado del Señor a la vocación sacerdotal, pidiendo a los fieles rezar para que el Señor nos mande buenos y santos sacerdotes.

En el recorrido de la procesión se realizaron cuatro altares, en los que se leyó la Palabra de Dios y los sacerdotes realizaron una breve reflexión. El tema principal para este año fue la familia.