Ordenación Diaconal

Ordenación diaconal

Diócesis de Escuintla
Ordenación diaconal
/

El Obispo de la Diócesis de Escuintla, Monseñor Víctor Hugo Palma, el 31 de enero 2021, presidió la Santa Misa en la que fue ordenado como Diácono, Juan Quirán, quien el año pasado concluyó sus estudios religiosos en el Seminario Mayor Nacional de la Asunción.

El diácono Juan Quirán, originario del municipio La Democracia, se integra de esta forma al clero de la Diócesis de Escuintla al haber recibido el tercer grado del orden. Un diácono, nos recordó nuestro obispo, además de ser un servidor de la Iglesia, a través del culto divino, el rezo de la Liturgia de las Horas, de la predicación, de la orientación y de la caridad, también es quien prontamente se apresta para llegar.






Recordemos que el sacramento del orden tiene tres grados, el episcopado (obispos), el presbiterado (sacerdotes) y el diaconado (diáconos). Es un sacramento que imprime carácter, es decir que es para toda la eternidad, al igual que el bautismo y la confirmación. Una vez recibidos no se pueden deshacer ni repetir.

En el rito de ordenación, a los diáconos se les imponen las manos «para realizar un servicio y no para ejercer el sacerdocio» (cf No. 1569 del Catecismo de la Iglesia Católica, CCE Catechismus Catholicæ Ecclesiæ). En la ordenación al diaconado, sólo el obispo impone las manos, significando así que el diácono está especialmente vinculado al obispo en las tareas de su «diaconía». También el obispo realiza una oración consecratoria específica, que pide a Dios la efusión del Espíritu Santo y de sus dones apropiados al ministerio para el cual el candidato es ordenado.






Esta es la segunda vez, durante el tiempo de la pandemia del Covid-19, que en la Diócesis de Escuintla se realiza una ordenación, anteriormente fueron tres nuevos sacerdotes. De tal suerte, otra vez y lamentado muchísimo, se tuvo que celebrar la Santa Misa a puerta cerrada, participando únicamente algunos sacerdotes del clero escuintleco y los familiares más cercanos del diácono Juan Quirán.

Como ha sido costumbre en nuestra Diócesis, las ordenaciones siempre se han visto abarrotadas de cientos de feligreses, que desean formar parte de este acontecimiento festivo tan importante para la Iglesia y el Pueblo de Dios. Sin embargo, la prevención y evitar el contagio, también es un deber cristiano de caridad hacia los demás y fue necesario realizar así la ordenación.

Pero esto no impidió que la feligresía escuintleca, apoyados por la tecnología, participara de la Santa Misa, a través de la transmisión que se realizó en directo, por los medios de comunicación oficiales de la Diócesis de Escuintla, que incluyen Radio, Televisión (San José, Cristo Visión) y las páginas de internet en Facebook, Youtube y Twitter.






Monseñor Víctor Hugo Palma, aprovechó la ocasión para invitar a los jóvenes que sienten el llamado vocacional al sacerdocio, a que se acerquen, a sus párrocos primero y empiecen el proceso de discernimiento, puesto que siempre son necesarios más trabajadores pues la mies es mucha (cf Mt 9, 37).

Y aunque hay algunos seminaristas más, que están en distintos niveles de estudio en el seminario, la necesidad de contar con más sacerdotes es apremiante. La población católica en nuestra diócesis es mucha y se necesitan más pastores que atiendan a esta porción del pueblo de Dios, que forma nuestras comunidades parroquiales.

Si sientes el llamado vocacional al sacerdocio, no dudes en ir con tu párroco, quien te ayudará en lo relacionado a tu vocación e ir descubriendo ese llamado y en un futuro, llegar a ser servidor del Señor, a través del ministerio sacerdotal.







A continuación, el video de la transmisión de la Santa Misa en la que fue ordenado diácono, Juan Quirán.





Las fotografías que se tomaron en la Ordenación diaconal de la Diócesis de Escuintla, se pueden descargar a continuación:

Click en cada imagen, para verla en tamaño completo. (Se debe tomar en cuenta que son fotografías en alta resolución y dependiendo de la conexión a internet, puede demorar unos segundos en cargarse completamente)