Domingo Mundial de las Misiones 2021

Jornada Mundial de las Misiones

Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla
Comunicados Conferencia Episcopal de Guatemala + Diócesis de Escuintla
Jornada Mundial de las Misiones
/

«No podemos dejar de hablar de lo que hemos visto y oído» (Hch 4, 20)

El Domingo Mundial de las Misiones (Domund), se celebra el penúltimo domingo de octubre. En todo el mundo, se hace oración por las misiones y por los misioneros que se encargan de llevar la palabra de Dios a los que no lo conocen o a los que lo han olvidado.

En febrero de 1926, se publicó la encíclica Rerum Ecclesiae, en la que el papa Pío XI reafirmó la importancia y urgencia de los objetivos misioneros programados al principio de su pontificado y manifestó su resolución de acortar las etapas para su realización. Dice la encíclica: «La Iglesia no tiene otra razón de ser sino la de hacer partícipes a todos los hombres de la redención salvadora, dilatando por todo el mundo el reino de Cristo».

El Papa Francisco, en su mensaje con motivo del Domund de este año, comenta: «no es fácil el momento actual de nuestra historia. La situación de la pandemia evidenció y amplificó el dolor, la soledad, la pobreza y las injusticias que ya tantos padecían y puso al descubierto nuestras falsas seguridades y las fragmentaciones y polarizaciones que silenciosamente nos laceran».

Continúa: «Los más frágiles y vulnerables experimentaron aún más su vulnerabilidad y fragilidad. Hemos experimentado el desánimo, el desencanto, el cansancio, y hasta la amargura conformista y desesperanzadora pudo apoderarse de nuestras miradas. Pero nosotros «no nos anunciamos a nosotros mismos, sino a Jesús como Cristo y Señor, pues no somos más que servidores de ustedes por causa de Jesús» (2 Co 4, 5).

Domingo Mundial de las Misiones

Sigue diciendo el Papa: Por eso sentimos resonar en nuestras comunidades y hogares la Palabra de vida que se hace eco en nuestros corazones y nos dice: «No está aquí: ¡ha resucitado!» (Lc 24, 6); Palabra de esperanza que rompe todo determinismo y, para aquellos que se dejan tocar, regala la libertad y la audacia necesarias para ponerse de pie y buscar creativamente todas las maneras posibles de vivir la compasión, ese “sacramental” de la cercanía de Dios con nosotros que no abandona a nadie al borde del camino.

En un pequeño documento, preparado por la Dirección de Obras Misionales Pontificias OMP, en Guatemala, nos dice: Uno de los fines de la animación misionera es suscitar la cooperación misionera. No es suficiente que el cristiano y la Iglesia particular sientan la inquietud por hacer llegar el Evangelio hasta los confines de la tierra; no es suficiente que tengan conciencia de que la evangelización universal es una responsabilidad que les afecta; no es suficiente que se preocupen por tener un conocimiento cabal de la vida de la Iglesia en la geografía de la evangelización; no es suficiente que anhelen el aumento de los que , dejándolo todo anuncien a Jesucristo entre quienes no le conocen.

“Como el Padre me envió, también yo os envío” (Jn 20, 21). Todo cristiano entra, en virtud del bautismo y de la confirmación, en una corriente de actividad sobrenatural, en un proyecto eterno de salvación universal, que es Dios mismo y que se realiza, día a día, a favor de generaciones que se suceden, formando la gran familia.

Para descargar y leer el documento completo clic acá: Domingo Mundial de las Misiones.
Información de la Santa Sede sobre el Domund

Clic acá para leer el mensaje completo del Papa Francisco, para la Jornada Mundial de las Misiones, (descargar el mensaje en PDF)