Asambleas Parroquiales de Pastoral

Asambleas Parroquiales de Pastoral

 
 
00:00 /
 
1X
 

Mensaje de Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de la Diócesis de Escuintla, con motivo de las Asambleas Parroquiales de Pastoral.

Un saludo para todos ustedes, mis queridos hermanos y hermanas en el Señor, queridos sacerdotes, párrocos, vicarios, agentes de pastoral, reunidos hoy en todas y cada una de las parroquias de ésta Diócesis de Escuintla, que el Señor esté con ustedes y verdaderamente les ilumine.

Ante todo queridos hermanos, agradezco que ustedes hayan llegado de las diferentes comunidades haciendo este esfuerzo que le ofrecemos al Señor. Y les recuerdo la importancia, precisamente, de conocer el camino misionero diocesano 2018 – 2023, que es una de las finalidades para las cuales se reúne hoy ésta Asamblea Parroquial de Pastoral.

Descarga el audio

Conocer ese camino, porque si no conocemos a donde vamos, podemos ignorar, incluso a aquel que nos acompaña que es el divino pescador. Es aquel que como dice Lc 5, 1-11, en aquella maravillosa escena del encuentro de Pedro con Cristo, a la orilla del lago,  es aquel que ya está pescando es aquel que ya está salvando a los hombres del mar del pecado.

Es la imagen, queridos hermanos, que hoy también queremos repasar en esta Asamblea Parroquial de Pastoral y tengamos presente este icono, esta imagen, esta figura excelente, la historia de Pedro que se encuentra con el Señor, el Señor está pescando, no materialmente, está salvando al hombre del pecado. La gente se junta alrededor de Cristo, Él escoge la barca de Pedro y lo que Pedro no se espera, nos sucede también a nosotros, el Señor nos pide lanzar las redes.

Muchas veces tenemos una experiencia negativa y decimos, bueno en la pastoral no se puede llevar adelante por esta razón, por esta historia; venzamos las historias negativas, vivamos la conversión pastoral que nos pide el documento de aparecida y lancemos las redes, no en nombre nuestro, que no podemos nada, sino en el nombre del Señor.

Pedro lo hace, ocurre esa pesca milagrosa y hermanos, el Señor lo llama y la llamada del Señor es para ti y es para mí, vengan conmigo y serán pescadores de hombres y nos dice antes, no teman y nuestra falta de temor, pues no es un acto de rebeldía humana, es porque Él nos ha comprobado que si es posible servirle en esta pesca, en este rescate de tantos hermanos.

¿Qué cosa es entonces esa Asamblea Parroquial de Pastoral que hoy estamos realizando? bueno, es parte de un camino para cuando vivamos la Gran Asamblea Pastoral Diocesana el 4 de mayo, para llegar al 4 de mayo, comenzamos ahora con esta Asamblea Parroquial, ante todo es una asamblea que pretende refrescar, tener presentes las opciones de nuestro camino misionero 2018 – 2023, revitalizar las acciones, a veces en el camino, pues vamos distraídos y no nos damos cuenta que avanzamos o que nos estamos quedando, también se pretende manifestar la comunión eclesial.

El Papa Francisco nos ha dado un documento hermoso, donde dice que la salvación se vive en Iglesia, la misión se vive en Iglesia, el servicio se vive en Iglesia, ésta misma reunión es imagen de la comunión de la unidad de la Iglesia, todos hemos dejado todo para estar con los hermanos.

Para estar con el Señor que está con los otros y servirle de la mejor manera y la Asamblea Parroquial es una oportunidad para expresarnos como comunidad parroquial.

Sabemos cómo lo dice nuestro camino misionero diocesano “Rema Mar Adentro”, que Escuintla tiene tantas diversidades geográficas, económicas, culturales, donde todas y cada una de las parroquias es una hermana de las demás parroquias, todos formamos una sola Iglesia diocesana y el hecho de encontrarnos, es para darnos cuenta, ante todo, cómo estamos, quiénes somos, pues no es lo mismo la Parroquia de San Vicente Pacaya, que la del Puerto de San José, que Santa Lucía Cotzumalguapa, que la Parroquia de Guadalupe, que la Parroquia de Nuestra Señora de Candelaria, que la Parroquia de Tiquisate, la Nueva Concepción, la Parroquia de la Gomera, las parroquias de la ciudad, imaginemos la Catedral Diocesana Inmaculada Concepción, todas y cada una tienen su historia, todas y cada una, aunque no puedo mencionarlas a todas, representan una parte importantísima de cómo estamos como parroquia.

Descarga el audio

¿Estamos realmente avanzando en el camino pastoral?, ¿conocemos ese camino pastoral?, ¿percibimos la presencia del Señor en ese camino y qué nos pide ese camino misionero? bueno, va a ser aclarado por los párrocos, estoy particularmente pidiendo en este momento, al párroco que se encuentra con ustedes, al vicario, que asuma su papel de pastor, pastor no impuesto por los hombres sino llamado por Dios, confirmado por el ministerio episcopal, para servir a esa comunidad.

Se nos pide, pues, seguir ese camino misionero, aquello que el sacerdote nos está indicando, salir a la misión y se nos pide también que nos propongamos llegar hasta esa asamblea del 4 de mayo, preparándonos en el anuncio de lo que se llama el kerigma.

Kerigma quiere decir anuncio, dice la palabra de Dios ¿cómo es que van a creer, si nadie les anuncia?, ¿cómo van anunciar, si no son enviados?, ¿cómo van a ser enviados, si nadie los escoge y los elige¿, todos tenemos en la Iglesia esta misión hermosa por el llamado. primero a la vida cristiana y al mismo tiempo a la misión.

San Juan Pablo II nos recuerda, que todo bautizado es un misionero, no nos desentendamos pues, de este deber importantísimo, porque es para el Señor, para nuestro amado Señor Jesucristo, para nuestros amados hermanos en la fe.

Vamos entonces a prepararnos a participar de esta Asamblea Parroquial de Pastoral, con todo el ánimo, cada uno sienta que en ese momento su parroquia es el centro de toda la Diócesis y todos demos este testimonio de unidad, en un mundo de división, en un mundo que pide que se manifieste la fraternidad de modo muy concreto, escuchándonos unos a otros, participando, poniendo como dice la palabra de Dios, cada uno lo mejor de sí mismo, en esta asamblea.

Queremos en este momento, orar al Espíritu Santo, en el nombre del padre del hijo y del espíritu santo, amén.

Ven Espíritu Santo, derrama sobre nosotros tu luz, danos Señor tu fuerza, para que guiados por, ti oh maestro espiritual, podamos realmente hacer en esta Asamblea Parroquial de Pastoral, un encuentro con Jesucristo vivo, Él es el Divino Pescador, el que nos llama a ser pescadores de hombres, Divino Espíritu Santo, ilumina todas nuestras acciones, ilumina nuestros trabajos en esta Asamblea Parroquial de Pastoral, para que podamos con tu ayuda, con tu luz, con tu fuerza, servir al Señor de la mejor manera, convirtiéndolos pastoralmente a una vida de misión y de alegre testimonio del evangelio.

Gloria al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, como era en un principio ahora y siempre por los siglos de los siglos, amén.

Y ahora queridos hermanos, los invito a trabajar, en la forma en que se nos va a indicar y recordemos que es la parroquia toda, la que está reunida y esto sucede en todas y cada una de las parroquias; qué mañana tan hermosa. que mirada de bendición la que el Señor está teniendo sobre nosotros en este momento, porque con nosotros está ella, está María, siempre presente en el cenáculo de los discípulos de su hijo, María qué nos dice, hagan lo que Él les diga, María que ora por la Asamblea Parroquial de Pastoral, a ella nuestra Madre Inmaculada en esta tierra de Escuintla, la saludamos diciendo, Ave María Purísima, sin pecado concebida.

Que el Señor esté con ustedes, queridos hermanos y les bendiga en la Asamblea Parroquial de Pastoral, amén.