Adviento: Preparación del Camino del Señor

Mensaje de Monseñor Víctor Hugo Palma, Obispo de la Diócesis de Escuintla

Queridos hermanos y hermanas en el Señor:

A todos nos ha sucedido en alguna ocasión que, buscando la casa de un amigo o un lugar al que deseamos llegar, notamos que falta un letrero claro que indique la calle, o lo que es peor, podemos equivocarnos de dirección perdernos. La situación de la preparación de la Navidad sufre hoy de muchas “falsas indicaciones, falsas direcciones”: preparar la fiesta, los obsequios, el consumo, gozar del feriado.

Esos no pueden ser los motivos de este tiempo para un cristiano auténtico: por ello la Liturgia de la Palabra insiste en un tema central: el camino de Adviento para recibir la misericordia divina. Si ya el domingo pasado se nos indicó en las lecturas bíblicas que Aquel que vendrá es Padre, Salvador y Restaurador, uno ante quien no hay que temer, si bien hay que tener una “espera vigilante y responsable”, hoy la comunidad de discípulos misioneros -¡que somos todos nosotros!- se ve invitada a dos cosas:

  1. No equivocarse en una preparación indebida de la Navidad y todavía mas fuertemente:
  2. No tener temores ni reservas frente al Señor del Adviento.

En efecto, si ya es fuerte la tentación del materialismo en estos días, no es menos fuerte la tentación de temer y esconderse cuando se trata de Dios que viene a nuestro encuentro. “Si llevas cuenta de los delitos, Señor, ¿quién se podrá salvar?” afirma el Salmo 130, 3. Pero la fe cristiana ha conocido en Jesús el rostro del perdón y la misericordia: por ello, aunque la figura tan seria de Juan Bautista llama a la conversión radical (Evangelio) él está en la línea de Dios, quien desea la vida y no la muerte de su pueblo peregrino (1a lectura). En este domingo por lo menos dos mensajeros famosos (Isaías y Juan Bautista) hablan del camino del Señor y dejan escuchar una invitación: El camino es duro y hay que pasar por un desierto para ir al Señor (1a lectura – Evangelio), es decir, caminar por donde a causa del pecado hay “sequedad y muerte” como efectos del pecado. Pero al final, la meta de ese camino bien lo merece: alcanzar la misericordia divina, capaz de dar vida en abundancia. Imitando a nuestra Madre Inmaculada cuya Solemnidad celebraremos mañana, como modelo de preparación fuerte en purificación para el Señor que viene, pidamos a Él que en Escuintla podamos “atravesar el desierto” de la violencia, del materialismo, del abandono familiar y preparar al Señor un corazón al que pueda llegar con sus dones de vida, paz, justicia y auténtica alegría.

Monseñor Víctor Hugo Palma